Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17 julio 2016

Nota: este es un flashforward, ocurre muy adelante en los eventos actuales de la historia.

Era tarde, muy tarde al menos para una visita.

Sobre todo si tomaba en cuenta que la personita que solía visitarlo tarde hacia un buen rato que se había marchado a su cuarto. De hecho habían estado conversando, planeando hasta altas horas de la noche, la cacería de los horrocruxes por fin parecía tener una dirección a la cual dirigirse, lo cual era bueno ya que el tiempo era lo que escaseaba, involuntariamente flexiono su mano y el dolor volvió como un viejo conocido, un agudo y centelleante viejo conocido.

Así que, solo quedaba preguntarse, ¿Quién era la persona que había hecho aquel ruido? Aun a regañadientes notó que había descuidado la atención que debió ponerle desde un principio, divagando en la conversación con Harry y la carga que pensaba dejarle.

Intentó encender la luz de las velas con su mano afectada y ese dolor volvió a invadirlo, la carne parecía retorcerse y consumirse, tendría que pedirle a Severus más poción por la mañana, pero ahora era importante verificar el ruido, no eran tiempos para que un estudiante estuviera fuera de su habitación a esas horas de la madrugada, aunque dudaba que fuese un estudiante quien hubiese podido entrar a su oficina sin haber pasado por la gárgola de la entrada, ¿quizás un elfo cometiendo alguna torpeza? Lo dudaba, a menos que fuese Dobby lo cual sería muy bueno, le gustaba ese elfo.

Logró al fin encender la luz, para encontrarse con una varita apuntando amenazadoramente hacia él desde un ángulo donde la luz ocultaba la forma exacta del chico, sin embargo los ojos verdes eran inconfundibles, bastante astuto. Aunque… la barrera para encontrar sus pensamientos era demasiado fuerte, Harry nunca había sido tan bueno en oclumancia, pero sin duda era Harry revestido en alguna especie de traje a todas luces de escamas de dragón.

-Tengo una varita- anuncio Albus como quien opina sobre el clima que hace -Cálculo que podría atacarte aun antes de que lanzases algún hechizo pero sabes que no quiero hacerlo- dijo en voz neutra Albus.

-Inténtalo y será tu fin vejete.

La sonrisa afloro al rostro de Albus, y notó que la varita titubeo en manos del nuevo Harry, pero solo un instante, pasadas unas milésimas la mano que la empuñaba seguía tan firme como si fuese de piedra.

-Bien entonces estamos en un dilema, no creo que la mitad de la escalera y detrás de un armario sea la mejor manera de entablar una conversación.

-¿Y quién dijo que quiero conversar?- respondió Harry.

-Entonces ¿Por qué no has atacado?- replico Albus serenamente.

-Haremos esto- subió ambos brazos muy lentamente y se giró de espaldas también muy lentamente, empezando a avanzar escalón por escalón, bajó deliberadamente lento su mano para extraer su varita entre los dedos índice y pulgar y la colocó sobre una mesa llena de artefactos de plata, siguió de espaldas hasta llegar a una poltrona donde tomo asiento.

-Bien, creo que ahora ya puedes salir y podremos hablar.

-No es contigo con quien quiero hablar, ¿Qué has hecho con la Directora Mcgonagall?

-Bueno, Minerva debe estar durmiendo en su habitación en el segundo piso, ¿quieres que la mande llamar? Y el director de Hogwarts, al menos hasta donde recuerdo, soy yo.

La varita bajó lentamente hasta dejar de apuntar a Albus, mientras Harry salía hasta mostrarse bajo la luz de las velas.

-Que extraordinario, en verdad extraordinario.

-¿Qué tiene de extraordinario?

-Tu Harry, porque eres Harry, de eso no me queda la menor duda, pero tu cicatriz, o mejor dicho, la ausencia de esta me dice que no eres el Harry que conozco, sin embargo…- Albus dejó que sus palabras se perdieran mientras seguía contemplando a Harry.

–Bien me queda claro que estás metido en alguna otra aventura y por azares del destino has llegado hasta aquí, así que dispara ¿en qué puedo ayudarte?, o mejor dicho ¿Qué has venido a buscar?

-Al director de Hogwarts, aunque no esperaba que tú lo fueses, en mi mundo eres el Primer Ministro, todos te apodan el Brujo Blanco, y eres un dictador.

-Te creo, el poder político no es mi fuerte, ya tengo otro motivo para no aceptar el cargo si me lo vuelven a ofrecer- comento Albus sonriendo.- Pero no nos preocupemos por mí, sino por lo que te ha traído aquí.

-Hay una habitación aquí, en Hogwarts, mis padres murieron y he pasado mucho tiempo entrenándome, hay una habitación especial al final de ella, controla los diferentes mundos, universos o algo así, se supone que esto me debe ayudar con los enemigos que esperan afuera.

-¿Enemigos dices?

-Con quien hablamos mencionó tres, el que mantiene el puño de hierro sobre la sociedad, básicamente tu otro yo. El que engañó a mi padre haciéndose pasar por su amigo, mi padrino Sirius Black, y un enemigo que viene más allá del mar. Los tres pelearán por la supremacía y el que gane buscara eliminarme.

-Lo lamento, pero yo no puedo ayudarte- si esos poderes entran en pugna, discúlpame mi poca modestia pero, lo más probable es que el vencedor sea yo. No existe mago más calificado o poderoso en estos tiempos, sin embargo…

-Sin embargo ¿qué?

-La magia es extraña Harry, es algo que no se atiene a la lógica, pero de algún modo siempre encuentra el camino del equilibrio, aquí, tu otro yo enfrenta peligros que aún no sabemos si serán solventados… No sin graves repercusiones al menos –Albus cerró los ojos y por un momento pareció mucho más anciano que antes. – Solo puedo hacer conjeturas y ponerte al tanto de las similitudes entre este mundo y el otro, lo cual puede ayudarte o confundirte más, yo solo puedo darte la información, lo que hagas con ella dependerá de lo que tu creas correcto.

Albus se levantó de golpe revitalizado, lo cual tomó por sorpresa a Harry quien inconscientemente levantó la varita, aunque la bajó de inmediato aparentemente apenado.

-Buenos reflejos Harry, siempre los has tenido, primero lo más importante. ¿La señorita Granger y el joven Weasley están contigo?

-¿Cómo lo sabe? Yo no…

-Son tus incondicionales aquí, te serán de mucha ayuda, confía en ellos. El joven Longbottom también es digno de confianza, al menos aquí. Respecto a tu padrino, Sirius Black, ¿tienes pruebas de que él mato a tus padres?

-Su varita probó haber… Bueno eso me lo dijiste tú, bueno usted, digo, su otro yo.

-Pero estamos conscientes que mi otro yo no es la persona más confiable, ¿verdad? Dime ¿tu padrino fue atrapado, está preso?

-No, escapó, yo solo vi su varita me la mostró usted y salí corriendo no volví a investigar solo me dijeron que la habían encontrado en el lugar donde murieron mis padres.

-Aquí tu padrino fue culpado por la sociedad y murió protegiéndote, al final se declaró su inocencia, tú descubriste su inocencia. No estoy seguro pero sería la primera apuesta que deberías hacer, verificar si tu padrino es culpable.

-Pero si no es él, ¿qué es del enemigo que era su amigo y lo traicionó?

-Tendrás que ver cuantos amigos conocías de él.

-Pues está el señor Marsh, el profesor Lupin, y la señora Mathis que es vecina de nuestra casa, hemos cenado un par de veces con ella, también están el señor Pettigrew, al profesor Ryddle lo saludo una vez que fuimos a San Mungo pero…

-¿Ryddle, Tom Ryddle?

-Sí.

-Harry, déjame decirte algo y espero toda tu atención a lo que te voy a decir, Tom Ryddle aquí se hace llamar Lord Voldemort, asesinó a tus padres e intentó asesinarte a ti también cuando eras un bebe, en fin es una historia larga, pero el punto es que es el mago oscuro más poderoso y temible que se haya conocido. Esta deberá ser tu segunda apuesta, no confíes en él bajo ninguna circunstancia.

-Pero el profesor Ryddle fue sanador en San Mungo, hay una placa sobre él en la entrada, es famoso por la ayuda que presta sin cobro a los muggles y pobres, además no estoy tan seguro si es amigo de mi papá, solo lo vi saludarlo una vez en San Mungo.

-Pues no suena al Ryddle que conozco…- Albus meditó un momento antes de preguntar- Lo llamaste profesor, ¿enseña aquí en Hogwarts?

-Sí, Estudios Muggles, le fascinan los muggles y como han sobrevivido a pesar del yugo de los magos.

-¿Puedes decirme cuanto tiempo ha estado el otro Albus como Primer Ministro?

-La tía Bathilda dice que desde mediados de los 30’s. ¿Por qué?

-Harry, puedo asegurarte sin lugar a dudas que no debes confiar en él. Perdóname mi falta de modestia, pero el único obstáculo, obviamente aparte de tu otro yo, que impide que Lord Voldemort lance un ataque directo para conquistar el mundo mágico es tu servidor, y si en tu mundo estoy en una posición de poder y según me cuentas con muchos menos escrúpulos no dudaría que Tom este esperando el momento en que no pueda interferir en sus planes. ¿Sabes cuánto tiempo estarás aquí?

-No, ella solo me dijo que regresaría cuando obtuviera lo que necesitaba.

-Bien, el último enemigo, el que viene más allá del mar, ¿hay algún otro mago poderoso que tenga conflicto con mi otro yo?

-No, quizás el Señor Crouch, era su rival en las elecciones antes de lo de mis padres, pero no estuve ahí cuando se hicieron las votaciones.

-Barty era un mago que se jactaba de su sangre pura, además su familia ha estado por generaciones en el país, así que no puede ser alguien que venga de más allá del mar. Sin duda es algún extranjero, o alguien que viajó y regresó, de cualquier forma lamento decirte que no se me ocurre ningún nombre significativo… a menos que.

-A menos que ¿qué? Señor, esto… Profesor Dumbledore.- carraspeo Harry.

-Harry, ¿mi otro yo, no tiene un… digámoslo así “mago de confianza”, una mano derecha que le ayude con los asuntos del gobierno, alguien que tenga gran predilección por exhibirse delante de la gente y hablar en público?

-No señor, el único que dirige palabras al público es el encargado de relaciones exteriores, aunque antes de entrar a Hogwarts escuche a mi padre hablar con mi padrino sobre que tenía meses fuera del país, mencionaron algo sobre Alemania e Italia.

-¿Y este encargado tiene algún nombre?

-Scrimgeour, Rufus Scrimgeour, pero son muy raras las presentaciones que da.

Dumbledore paseo por el frente de su escritorio con las manos enlazadas a su espalda, murmurando por lo bajo, finalmente parecio decidirse y se detuvo frente a la mesa donde habia dejado su varita.

-Harry, acercate por favor, necesito que me ayudes con algo, observa detenidamente mi varita, puedo asegurarte que no encontraras otra igual en toda tu vida, y ningun otro mago posee algo similar, podrias confirmarme si esa varita esta en poder de mi otro yo, es una pieza de informacion muy importante, crucial quizas para tu cruzada.

Harry observo detenidamente aquel pedazo de madera, con un rictus de esfuerzo marcado en su rostro, finalmente pasados unos segundos asintio –Si es la misma, su otro yo la tiene.

Albus parecio respirar aliviado, y se tomo un segundo para guardar su varita dentro de su tunica – Bien Harry, eso es un gran alivio, ahora dejame decirte algo sobre esta varita, esta varita fue creada por…- el silencio era mas profundo y las fuertes barreras mentales habian desaparecido, Albus se dio la vuelta para encontrarse con que el muchacho de hecho habia desaparecido, de alguna manera tan misteriosamente como llegó se habia ido. La sonrisa se dibujo en su rostro mientras caligrafiaba un pedazo de papel, -Fawkes, por favor.

El ave fenix desaparecio en una vistosa llamarada de colores, Albus se recostó en su poltrona favorita esperando, pasados unos minutos la llama de su chimenea creció cediendo el paso a Remus y Kingsley.

-Albus que ha pasado- preguntó de inmediato Lupin.

-Voy a ausentarme, en un tiempo muy cercano por un tiempo que desconozco, dejaré abierta esta conexión con tu casa Kingsley abusando del favor que tan amablemente me has concedido, Fawkes les avisara el momento, la guardia debe doblarse, no quiero que mi ausencia signifique un peligro para mis alumnos. Remus, Nimphadora quizas quiera ayudar.

-Si, yo lo arreglo.

-Debemos irnos- anuncio Kingsley, estabamos de camino a los suburbios de Kent, otra familia de Muggles desaparecio misteriosamente.

-Entiendo, tanto por hacer y tan poco tiempo- dijo pensativo Albus mientras Remus y Kingsley se dirigieron a la chimenea.

-Solo otra cosa mis amigos…

-Harry es la mejor esperanza que tenemos, confien en El.

Read Full Post »