Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 mayo 2011

Los cortos pero rápidos pasos del hombrecillo resonaron en el pequeño departamento del Londres muggle, ya había recibido el mensaje por parte de el cazador, recordó como estuvo a punto de desmayarse al oír aquella voz, la voz que generalmente solo oían los condenados a muerte sin remedio, la voz del poderoso brazo armado del brujo blanco. Pero su miedo no se comparo en nada con el terror que sintió cuando el cazador le explico el plan que debía llevarse a cabo aquella misma noche, de hecho, en unos cuantos minutos.

Debía aguardar sereno la llegada, el lobo podría oler su miedo y aun con todo y que, el lobo llevaba fija la presa en su mente, un aperitivo de un pequeño ratón miedoso podría no parecerle mala idea…

Idea… ratón… El hombrecillo conecto pensamientos trabajosamente; coloco los polvos en la chimenea y abrió la puerta despejando la salida, para después tomar la apariencia de un pequeño roedor y colocarse en el punto mas alejado de ambos sitios.

Las llamas se hicieron mas intensas dentro de la chimenea y un borrón gris de músculo y pelo arremetió contra la salida sin reparar en nada que no fuese el olor, ese olor que tenia tan cerca, olor que ya le había causado dolor alguna vez, y en la sangre, aquella sangre tibia y palpitante que deseaba ver correr de nuevo, esta vez en grandes cantidades.

La rata recupero su forma humana, apenas el lobo hubo traspasado la puerta de salida y se precipitó hacia esta para, de un portazo, cerrarla por completo dejándose caer contra la pared resoplando y sudando de terror, seguía ahora la parte mas difícil, uno acudiría sin duda, ante la cantidad de hechizos de detección que había colocado en casa de la chica, pero el otro debía ser convencido… ¿y como demonios pensaban ellos que él haría eso?, no podía simplemente interrumpir en la oficina de James y decirle que Sirius estaba en peligro y que el lobo-Remus estaba por atacar a la chica.

Había infinidad de huecos que debía llenar y James no era tonto, preguntaría sin duda ¿Cómo sabia el todo eso?, ¿Cómo podía estar enterado de donde estaba escondida Samhanta? ¿Cómo estaba seguro que Remus iría tras ella?

– Me voy a desmayar- pensó en voz alta Peter cuando sintió que la habitación entera daba un ligero movimiento alrededor de el. Recargo sus manos contra uno de los muebles de la estancia, poco a poco el color fue retornando a su pálida faz y la idea, lenta y trabajosamente, fue formándose en su mente, al final solo una sonrisilla triunfal asomaba en su rostro.

 ***

James había perdido la cuenta de las veces que había barajado el mazo de cartas, a esa hora de la noche ya no había nadie en el cuartel general  de los aurores lo cual agradecía, ya que deseaba estar solo, al menos no necesitaba la compañía de otros aurores, dejó las cartas a un lado y tomo de nuevo el espejo pronuncio el nombre claramente.

– Sirius Black.

El espejo permaneció estático, nada de la familiar nebulosidad que se disiparía para dar paso al rostro sonriente de su amigo.

 Por dios, ya antes habían tenido rencillas y desacuerdos, incluso un par de veces las varitas había salido a relucir, solo para después reírse a mandíbula batiente de los morados y rosetones causados por los hechizos, pero con todo y eso no dejo de notar que esta era la ausencia mas prolongada de Sirius y sin señales siquiera aun de una reconciliación ¿Por qué esta vez había sido diferente?, aunque James conocía la respuesta de antemano.

-Es por Remus… y por Sam.

La chica muggle había sido una agradable sorpresa para todos que pasase de compañera, de correrías en moto de Sirius a algo mucho mas serio, poco a poco se fue convirtiendo en compañera habitual en sus reuniones para después involucrarse en la alianza sin ningún temor, hasta esa noche…

No valieron las excusas de Remus pasados varios días sobre haber olvidado su poción debido a la premura con que salio para franquearnos el paso, el punto era que Sam había sido lastimada y de no haber sido por la habilidad, o suerte, de Sirius las consecuencias pudieron ser mucho mas graves, con pesar recordó haber sido testigo de la discusión entre sus dos mejores amigos, en un inútil intento de servir como mediador, y con tristeza vio como Sirius, cegado por la rabia, blandía su varita para lastimar a un alicaído Remus que no alzo un dedo para defenderse.. Contemplo de nuevo el espejo, Remus había colaborado a perfeccionar el hechizo y después lo habían utilizado en cuanta cosa se les ocurrió, incluso aun Lily tenia un chivatoscopio en la sala que le avisaba cuando James estaba en peligro y Sirius había dejado uno en casa de Sam conectado al suyo, finalmente dejo el espejo sobre el escritorio y, no por primera vez se pregunto si todo volvería a ser igual que antes en algún momento.

De pronto la puerta a su lado se abrió de golpe, al instante la varita de James parecía haber volado sola hacia sus dedos, con mano firme apunto al hombre que acababa de entrar en la oficina, el cual estaba lívido.

-Demonios Peter, deberías aprender a tocar, por poco y…

-No hay tiempo James, es Sirius… -sus palabras salían atropelladas como si quisiese sacarlas todas al mismo tiempo mientras dos ríos de sudor corrían por sus sienes.- …corre peligro, Remus va a la casa de la chica, es luna llena James.- y sin mas se desplomo en el suelo.

James ni siquiera lo pensó, libro corriendo las escaleras hacia el atrio y una vez ahí se desapareció.

***

REPORTE DE ACTIVIDADES POR USO INCORRECTO DE ARTEFACTOS MUGGLE.

Se reporta que siendo las 17:30 hrs. del día 08 de Septiembre del año en curso se procedió al arresto de tres personas del genero masculino muggles acompañados de un mago por presunta actividad sospechosa, decomisándoles unos cubos con una sustancia que nuestros especialistas han denominado como altamente explosiva, la cual había ido reducida mediante un encantamiento por el mago en cuestión.

La sustancia estaba acompañada de un “denotador” que se resguarda en las oficinas del uso incorrecto de artefactos muggles a petición de Arthur Weasley, toda vez que los especialistas han resuelto que el aparato es inofensivo mientras no se encuentre en contacto con la sustancia explosiva, ya que lo único que realiza es producir una leve chispa cuando es accionado un interruptor y una vez que el conteo en números que aparece llega a cero.

La sustancia quedo a resguardo en una bóveda de seguridad bajo un encantamiento suspensorio, esto por recomendación de  de los expertos para que dicha sustancia este exenta de impactos fuertes.

Gawain Robards

Departamento de Aurores.

***

Ya era noche cerrada y las nauseas volvieron a sacar a Sam de la cama, su rostro pálido le devolvió una muy forzada sonrisa desde el espejo del baño, habían líneas oscuras bajo sus ojos, había notado que últimamente dormía mucho y en realidad descansaba poco, incluso había pensado en hacer una cita en San Mungo pero la sola idea de manera inexplicable le causo un inaudito temor, como si el hospital de los magos representase un peligro para ella.

Tomo un poco de agua entre sus manos y se humedeció el rostro con ellas, dejo que el agua secase por si sola antes de dirigirse a la cocina, una taza de te seguramente ayudaría a disminuir el malestar, sobre todo con algo de jengibre, por alguna razón lo sabia ya que alguien se lo había dicho aunque no podía recordar quien, bajo los escalones que la llevarían a la cocina, las cortinas de la ventana estaban descorridas  y la luz de la luna entraba a raudales por lo que descarto encender la luz eléctrica, coloco un poco de agua en la tetera y encendió una cerilla mientras giraba la llave de gas de la estufa, la cerilla emitió un resplandor tintineante con lo que por un segundo el extremo de la cocina mas alejado de la ventana quedo iluminado, protegido por la oscuridad, el pelaje apenas se notaba, pero los colmillos parecieron brillar bajo la débil luz.

Un gruñido bajo y gutural hizo retroceder unos pocos paso a Sam, el lobo avanzo hasta quedar perfectamente visible, su enorme silueta recortada contra la luz de la ventana y el gruñido se transformo en un aullido alto y poderoso que duro unos instantes, en los cuales Sam estuvo consciente que bien podría ser el ultimo sonido que escucharía en su vida.

Siguiente Capitulo

Read Full Post »